Lamentan nueva modalidad de invasiones bajo engaños a campesinos

La estancia Itá Sombrero S.A., de la familia Giménez-Burró, está ocupada ilegalmente hace casi dos meses por unas 100 personas. Los propietarios esperan acciones de las fuerzas del orden.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- El sector productivo muestra incertidumbre ante una nueva modalidad empleada por los invasores profesionales, quienes utilizan a personas bajos engaños para ocupar propiedades privadas. La estancia Itá Sombrero S.A., de la familia Giménez-Burró, es una de las afectadas por este flagelo y sufre desde hace casi dos meses por la irrupción ilegal por parte de unas 100 personas identificadas como miembros del Grupo de Campesinos Sin Tierra Agromensú, liderado por Nancy Ofelia Domínguez.

Los propietarios del establecimiento, ubicado en el distrito 3 de Mayo de Caazapá, lamentan que personas malintencionadas pretendan destruir el trabajo de varias décadas. Son tierras productivas empleadas a la actividad ganadera, agrícola y forestal, que son explotadas actualmente por la cuarta generación familiar. “Es una nueva forma de invasión y una manera diferente de delinquir. Los cabecillas usan a los campesinos bajo engaños para cometer sus fechorías. La Fiscalía y la Policía están haciendo su trabajo, aunque tardan; mientras tanto el productor se ve perplejo ante la situación y no puede continuar con su labor”, destacó el Ing. Roberto Giménez, uno de los representantes de la firma.

Los ocupantes ilegales ingresaron el pasado 16 de abril y levantaron casas precarias, cortaron alambrados, trincaron el portón de acceso y hasta prohibieron la entrada a los dueños legítimos, imposibilitando a los propietarios realizar los trabajos y comercializar el ganado. Esta es la segunda invasión que sufre este establecimiento luego de que en enero del 2020 un grupo de personas, liderado por Albín Ebrico Romero, Nancy Ofelia Domínguez y Carlos David Caballero, ocupó por 19 días la misma propiedad. Tras esta primera ocupación ilegal las tres personas citadas fueron denunciadas ante la Fiscalía por la Comisión Vecinal sin Tierras de la Colonia Yerovia del Distrito de Buena Vista, por estafa, asociación criminal y otros delitos. Estos habían orquestado un plan para engañar a los miembros de esta comunidad y así obtener un gran beneficio económico, explica el material publicado en el programa La Caja Negra de Unicanal.

Los propietarios esperan las medidas correspondientes de las fuerzas del orden ya que se cumplieron con todos los protocolos y presentado todas las documentaciones. Incluso sobre ese predio rige un amparo constitucional firmado por el Juzgado Civil, Comercial y Laboral de Juty, a cargo del juez Miguel Ángel Riquelme, que establece una medida cautelar de urgencia de autorización de custodia policial para dar garantías a los propietarios de seguir trabajando; además, de impedir el ingreso de personas extrañas al inmueble en disputa.

La propiedad, perteneciente a la familia Giménez-Burró, es totalmente legítima y es avalada por el título de propiedad, mapeo georeferenciado, licencia ambiental, e impuesto inmobiliario al día. Además los propietarios, que son socios dirigentes de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), participaron de la creación de la Fundación Servicios de Salud Animal (Fundasa) de Caazapá y del Consorcio Regional de Experimentación Agropecuaria (CREA) de Caazapá, lo que demuestra que son referentes importantes del sector productivo.