Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

Argentina autoriza segundo canal de acceso del Pilcomayo a Paraguay

Se trata de un acontecimiento esencial para el objetivo de nuestro país, de procurar que esas valiosas aguas sean compartidas en partes iguales.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- En un hecho plausible, y estratégico para las pretensiones de nuestro país, el gobierno de la República Argentina dio su autorización para la construcción de una segunda embocadura de las aguas del río Pilcomayo, con lo cual se hará efectivo el acuerdo de repartición proporcional de ese recurso hídrico entre ambos países, donde Bolivia cumple el rol de proveedor.

“Creo que se trata de un acontecimiento esencial para el objetivo de nuestro país, de procurar que esas valiosas aguas sean compartidas en partes iguales, para que terminen definitivamente los problemas cíclicos producidos por la escasez de líquido en la cuenca del río”, afirmó el Dr. Eusebio Manuel Cardozo, representante de la Asociación Rural del Paraguay (ARP) ante la oficial Comisión del Pilcomayo, liderado por un referente del Gobierno Nacional, en este caso el Ing. Oscar Salazar.

Valoró la decisión del gobierno del país vecino de interesarse por la situación de Paraguay y no poner ningún tipo de traba para la construcción de una segunda embocadura, que según los datos estará ubicada a unos 5 kilómetros, aguas abajo, de la entrada de agua actual ubicada en la zona llamada Pantalón, por el parecido de la geografía con la prenda de vestir.

“Ahora solo falta que nuestro gobierno se ponga las pilas y, en consonancia con nuestra preocupación, ordene el inicio inmediato de las obras, que tienen que hacerse luego de que se apruebe el presupuesto correspondiente”, remarcó el directivo de la ARP.

Explicó que la presencia de la Asociación Rural del Paraguay sigue fuerte en la zona, al oficiar de ayuda idónea y fiscalizador de los trabajos, y a más de ello concentra su interés en la calidad de vida de las poblaciones circundantes y la dinámica de la producción pecuaria, que a mediados del año pasado experimentó una sequía histórica que degeneró en un desastre ambiental y puso en peligro la vida animal y vegetal de la extensa región chaqueña alimentada por el río.

El Dr. Cardozo señaló su esperanza de que no se repita esa mala experiencia, pero para ello hace falta asegurar en un 100 por ciento el acceso permanente de agua a nuestro territorio, lo cual solo podrá ser posible, en las circunstancias actuales, con una segunda boca de entrada de agua.

“Por ahora estamos satisfechos por el comportamiento del río, pero está claro que no podemos cruzarnos de brazos ni un solo minuto porque hay que hacer un seguimiento riguroso en la zona de la embocadura y en todo el curso del desplazamiento de las aguas en territorio paraguayo, para que la circulación se realice de forma natural y sin los consabidos obstáculos que representan los sedimentos y sitios con pendientes irregulares”, puntualizó el Dr. Cardozo.