Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

Productores del campo piden fin a ola de invasiones, conectadas a abigeato y violencia agravada, que ponen en jaque al país

“Este es el momento en que las instituciones deben actuar, porque de otro modo no nos debería extrañar que muy pronto nos convirtamos en otro frente del EPP”, afirmaron víctimas, tras reconocer el trabajo de la ARP para recuperar la institucionalidad en el Paraguay.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- Productores pecuarios de los Departamentos de Paraguarí y Caazapá denunciaron el alto nivel de riesgo que soporta un sector importante de la Región Oriental, y la amenaza que se extiende a todo el territorio paraguayo, acerca del ataque de la delincuencia organizada, posiblemente con apoyo político, que pone en jaque a la producción y con ello al futuro del país.

“Hace tiempo somos víctimas de una ola de invasiones de la propiedad privada, sumadas a casos repetidos de hurto de ganado, y como si eso no fuera suficiente, hordas de delincuentes bien organizadas también apuntan a los intereses de pequeños productores, impidiendo de forma criminal el acceso de vacunadores, en una época donde la inoculación es vital para la sanidad animal y el prestigio del país ante los mercados internacionales de la carne”, afirmó el Ing. Agr. Roberto Giménez, directivo rural de reconocida trayectoria laboral y docente en el Departamento de Caazapá.

Con mucho énfasis, sostuvo que una decena de focos de invasiones generan en el sector una suerte de anarquía, “que debemos cortar sin más demora de tiempo, en nuestro carácter de institucionalistas”.

Recalcó que se necesita con urgencia celeridad del Poder Judicial, especialmente para concretar las órdenes de detención y desalojos.

“Resulta paradójico que los productores que somos víctimas debemos agotar todas las instancias burocráticas para acceder a un derecho constitucional, pero del lado de los delincuentes no ocurre nada de eso. Esta situación, lejos de amedrentarles, les motiva a continuar en la senda de la ilegalidad, y lo peor de todo con el apoyo de políticos, que de esta forma buscan sacar réditos populistas sin importarles el respeto al Estado de Derecho”, puntualizó el Ing. Giménez.

Citó como caso referencial de la gravedad de la situación lo ocurrido en el establecimiento Itá Sombrero, de Caazapá, donde una cincuentena de hombres armados procedió a la ocupación, alentados por abogados.

Queremos que las cosas funcionen, que el país funcione, que las instituciones funcionen, para legar una generación mejor a nuestros descendientes. De otra manera, más tarde o más temprano seremos presa del caos, como caldo de cultivo para el absolutismo y con ello la destrucción del tejido constitucional del país”, advirtió por su lado el miembro de la Regional Paraguarí, Dr. Calixto Saguier.

Saguier hizo causa común con el clamor de justicia de los productores afectados, y dijo que este es el momento en que las instituciones deben actuar, “porque de otro modo no nos debería extrañar que muy pronto nos convirtamos en otro frente del EPP”, alegó, en relación a las evidencias manejadas acerca del involucramiento de elementos de la banda armada del Norte en las escaramuzas de violencia y prácticas delictivas criminales denunciadas en Paraguarí y Caazapá, con posibles ramificaciones en otros puntos del país.

Con respecto al tema, el Presidente de la Regional Paraguarí de la ARP, Sr. Francisco González, valoró la predisposición de la Comisión Directiva Central (CDC), y en especial del Presidente de la ARP, Dr. Luis Villasanti, para canalizar la inquietud con la acción inmediata.

“Nos consta que el Dr. Villasanti ha convocado a autoridades representativas para atender nuestro pedido y darnos la respuesta que necesitamos, porque tenemos la sensación de que no se están realizando las intervenciones requeridas ante los hechos graves, como las invasiones. Por ello, creo que se están dando esas reacciones dentro de los aspectos jurídicos, como es el abordaje de representantes de la Fiscalía y la Policía Nacional”, puntualizó.

El directivo rural indicó que el gremio a su cargo tiene la tranquilidad de que se irá avanzando para contrarrestar hechos con efectos negativos en el Departamento de Paraguarí, con repercusiones a nivel nacional, como son la  inseguridad y la violencia.

“Como protagonistas del sector productivo necesitamos tranquilidad y resguardo de las autoridades encargadas de la paz social. Afortunadamente, se están dando los pasos oportunos, y el gremio se está justificando a través de diálogos y presiones que se necesitan para este tipo de casos”, mencionó el Sr. González.