Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

Experimentado militar recomienda atacar a tiempo las amenazas a la seguridad nacional

“Es indispensable la decisión y compromiso del Gobierno y la sociedad para vencer los factores que generan inestabilidad y violencia”, afirmó el General Colombiano Jorge Mora Rangel.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- Es importante para los gobiernos nacionales atacar a tiempo las amenazas contra la seguridad, porque en un clima de violencia y descontento generalizado la vida se complica y se dificultan naturalmente las inversiones y el desarrollo en cualquiera de sus formas, afirmó el general colombiano Jorge Mora Rangel, en el contexto de una charla magistral titulada “Seguridad, Estrategia y Defensa Nacional”, realizada en el hotel Sheraton de Asunción, con la presencia de autoridades nacionales, referentes del cuerpo diplomático, empresarios y productores, a más de directivos de la Asociación Rural del Paraguay (ARP).

El evento, organizado por la Cámara de Comercio Paraguayo Americana, tuvo por objetivo la búsqueda de elementos que ayuden a mejorar el clima de negocios en Paraguay, para el intercambio comercial y considerando que la seguridad es un tema fundamental para el crecimiento del país.

“En honor a todas esas víctimas aprovecharé este momento para hacer la mayor aproximación posible a las circunstancias y hechos más relevantes del conflicto colombiano”, precisó el general Rangel.

El colombiano compartió con los presentes sus más de 40 años de experiencia en el servicio militar, donde cosechó éxitos resonantes en la lucha contra las FARC y, en consonancia con autoridades de su país, colaboró para la histórica firma del acuerdo entre la agrupación guerrillera y el Gobierno del presidente Manuel Santos.

A lo largo de su hora y media de exposición, el disertante ilustró en forma significativa cómo se fueron descompensando las células democráticas de Colombia, a través de un inicialmente reducido grupo de insurgentes, que con la ayuda de la violencia y la corrupción fue creciendo hasta conformar un ejército de más de 40.000 subversivos, que lograron capitular después de estratégicas negociaciones y el compromiso de respetar las leyes e instituciones de Colombia.

Citó como amenazas latentes que crean inestabilidad y, en variado grado, terror colectivo y miedo, las amenazas que generan los factores de inestabilidad, como son las guerrillas, el narcotráfico, los paramilitares y la delincuencia común.

“Es indispensable la decisión y compromiso del Gobierno, la sociedad y las instituciones para vencer y someter la amenaza”, afirmó ante un auditorio que siguió con atención su exposición magistral.

Añadió que frente a una amenaza significativa, los Estados requieren instituciones transparentes, fuertes, sólidas, estables y eficientes.

“Hay necesidad vital de un marco normativo y legislación para enfrentar la amenaza, y en todo momento se debe tener en cuenta que el narcotráfico, lo peor que le puede pasar a un gobierno, es la fuente principal de financiación de los grupos armados y corrupción de las instituciones”, recalcó.

Citó que ante la situación declarada se deben implementar la cooperación y las alianzas regionales como salidas emergentes para enfrentar las amenazas comunes.

“El compromiso militar por sí mismo no es suficiente para ganar las guerras; hoy, más que nunca, se requiere la participación de toda la sociedad en apoyo de las instituciones democráticas para enfrentar con éxito las amenazas que ponen en riesgo la seguridad y defensa de los Estados”, sostuvo el conferencista.

En una parte de su exposición, en un hecho que bien podrían asimilar las autoridades paraguayas, el general Rangel dijo que los militares y policías deben ser amigos, y que ninguna de esas armas es superior a la otra.

“Lo único realmente superior es el país”, puntualizó, tras recordar que en Colombia las inestabilidades surgieron por culpa de posturas políticas e ideológicas radicalizadas e irreconciliables que llevaron a una guerra entre hermanos con un saldo de 200.000 muertos y 6 millones de desplazados.