Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

Apuesta familiar producirá carne de confianza y sepultará riesgos de mataderos “clandé”

Con ello se brinda solución al antiguo problema de calidad de la carne destinada al consumidor final.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- Los peligros que encierran para la salud poblacional el funcionamiento abierto e impune de los mataderos clandestinos serán historia en poco tiempo más en la ciudad de Coronel Bogado, Departamento de Itapúa.

Será mediante el emprendedurismo ideado por el señor Genaro Brunaga, productor pecuario de la zona, quien imbuido de responsabilidad social y con el deseo de ofrecer solución a un antiguo quebranto de la zona decidió poner en marcha un proyecto de matadero tipo frigorífico, que está ubicado en el mismo ejido municipal.

El local cuenta con todas las comodidades y, esencialmente, garantía sanitaria de funcionamiento, bajo estricto control de técnicos del SENACSA y de la SEAM.

“No es un frigorífico propiamente porque no está prevista la exportación, por eso le llamamos matadero moderno, y cuenta con especificaciones rigurosas establecidas por los organismos correspondientes. Los condicionamientos parten desde la misma calidad del animal a ser faenado como toda la cadena de producción que culmina con la comercialización y el tratamiento de efluentes”, afirmó el señor Brunaga.

El socio de la Regional Itapúa de la Asociación Rural del Paraguay (ARP) dijo que el emprendimiento familiar se hizo a todo pulmón, “pero estamos llegando al final después de mucho sacrificio, convencidos de que hemos hecho un buen trabajo, que beneficiará a toda la cadena productiva ganadera, que incluye al productor, pasa por los comercializadores y culmina en la mesa del consumidor con un producto 100 por ciento saludable, garantizado”, recalcó el emprendedor.

El establecimiento cuenta con cámara de almacenamiento para 100 reses por día, que producirán carne para ser distribuida al mercado local, regional e incluso nacional.

El corral está hecho en su totalidad con caños galvanizados y bretes de hormigón.

En un sector estratégico están ubicados los tubos de conducción y cámaras de agua servida, que se dirigen a una laguna de tratamiento de efluentes construida bajo normas establecidas por el servicio pecuario oficial y la Secretaría del Ambiente.

“Estamos aportando solución al antiguo problema de calidad de la carne destinada al consumidor final. Con esta iniciativa estamos sepultando el manejo de mataderos y carnicerías irregulares que se multiplican en todas partes y ponen en riesgo permanente la salud de la gente”, opinó el señor Brunaga.

“Creo que se trata de un ejemplo para las Municipalidades del Interior, que cuentan con presupuesto, recursos y asistencia técnica necesarios para este tipo de emprendimientos, pero no hacen nada”, alegó.

“Los mismos faenadores colaboran con sus impuestos para este tipo de emprendimientos beneficioso para la gente, pero en cambio solo reciben decepciones y pésimos servicios”, puntualizó el productor.