Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

Intensas lluvias en zona de naciente del Pilcomayo generan enorme alivio en el Chaco

El río subió 2.38 metros y según los informes, la riada llegará a territorio paraguayo entre los días jueves y viernes.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- Se hicieron esperar un par de meses, pero finalmente las anunciadas lluvias cayeron con intensidad en la región boliviana de Villamontes, lo cual significa oxígeno vital para el cauce hídrico, que enfrenta un estado crítico arrastrado por la sequía y el escaso caudal con que accede a territorio paraguayo a través de la mejorada embocadura, ubicada en territorio argentino.

“Con lo que está ocurriendo en Bolivia, podemos estar un poco más tranquilos”, afirmó el Dr. Eusebio Manuel Cardozo, representante de la Asociación Rural del Paraguay (ARP) ante la Comisión del Pilcomayo, dependiente del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) y encargada de encauzar la situación en la amplia región del río compartido con Bolivia y Argentina.

El directivo rural afirmó que en la zona donde nace el Pilcomayo llovió copiosamente el pasado fin de semana, hasta el pasado martes, con lo cual el nivel del río subió un récord de 2.38 metros.

“Se trata de un caudal muy importante de agua que seguramente llegará a nuestro país -específicamente en el área crítica del Chaco, a partir de la embocadura- entre este jueves o viernes”, apuntó.

De acuerdo a los datos, actualmente se desplaza un caudal ínfimo de agua en el lado paraguayo, que no supera 36 metros cúbicos por segundo.

“Esto significa un volumen similar al de un arroyo, producido por la escasez de líquido, a pesar de que el caudal está limpio y preparado para recibir la riada importante que viene del norte y llegará en algún momento”, declaró el Dr. Cardozo, quien acaba de realizar un recorrido por la amplia región acompañado de técnicos.

Comentó que, en el ítem de imponderables, en algunos sectores se han presentado barreras de sedimentos, que afectan especialmente en el lado argentino y, en consecuencia, autoridades del vecino país han mostrado preocupación por el fenómeno.

“A esto tenemos que sumarles los llamados bancos de arena, que se presentan automáticamente cuando el nivel del río es muy bajo, y causan muchos problemas porque impiden el paso de agua, que de por sí es escaso”, recalcó el directivo de la ARP.

La amplia región regada por el Pilcomayo sufrió a mediados del año pasado los efectos de la falta de agua en el cauce hídrico, lo cual provocó daños importantes a la biodiversidad, muerte de animales silvestres y perjuicios en la producción pecuaria.

Esta situación, inédita por la secuela de daños, instaló conciencia colectiva acerca de la necesidad de mejorar la política pública relacionada con el río, que también da vida a numerosos núcleos poblacionales, entre ellos territorios indígenas ancestrales.

El informe hidrológico señala el pico máximo alcanzado por el Río Pilcomayo en la zona de Villamontes- Bolivia.