Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

Escasez de agua en el Pilcomayo es ocasionada por la sequía en Bolivia

El vecino país enfrenta una de las peores sequías de las últimas décadas por falta de precipitaciones.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- No es como consecuencia de la planificación adecuada ni la intervención de sedimentos que las aguas del río Pilcomayo estén entrando con limitaciones a territorio paraguayo, sino por la escasez de lluvias en Bolivia, que enfrenta una de las peores sequías de las últimas décadas, afirmó el Dr. Eusebio Manuel Cardozo, representante de la Asociación Rural del Paraguay (ARP) ante la estatal Comisión del Pilcomayo.

Sostuvo que en las condiciones atmosféricas imperantes en el entorno de la amplia región irrigada por el río no es posible incrementar el caudal hídrico sino por la intervención pluvial, que se hace esperar en el lado boliviano, en una época donde ya debían producirse precipitaciones en abundancia, si se tiene en cuenta el comportamiento cíclico del Pilcomayo.

“No hay nada más que hacer, sino esperar que la naturaleza haga su trabajo y deje caer abundante agua del cielo para alimentar el río”, graficó el Dr. Cardozo, tras aclarar que la Comisión del Pilcomayo hizo su trabajo en tiempo y forma, con una gran dosis de esfuerzo y perseverancia, para evitar que se repita el desastre ambiental del año pasado, cuando murieron por deshidratación millares de animales silvestres y la rica diversidad acusó recibo del fenómeno territorial.

En esa oportunidad, la ARP se hizo eco de la necesidad de realizar ajustes en el esquema de intervención paraguayo ante la Comisión Tripartita del Río Pilcomayo (compartida con Argentina y Bolivia), y nombró al Dr. Cardozo como representante del sector privado ante la delegación oficial del Paraguay.

Sin pérdida de tiempo, la iniciativa público-privada empezó a activar en la zona de la embocadura del río -conocida también como “Pantalón” por su parecido con la prenda de vestir- con el objetivo de limpiar el lugar, que se encontraba colapsado por la presencia de sedimentos arrastrados por la corriente.

El escaso tiempo disponible, sin embargo, fue aprovechado al máximo para cumplir con el cronograma establecido, que obligaba a la parte paraguaya a terminar los trabajos de limpieza de la embocadura a finales del año, antes de que comience la época de lluvias en Bolivia.

“Todo se hizo tal como se proyectó, y ahora accede el agua sin obstáculos a territorio paraguayo, con la salvedad de que el volumen es escaso, como consecuencia de la sequía en Bolivia”, recalcó el Dr. Cardozo.

Aclaró que la Comisión no se queda con los brazos cruzados, sino ha establecido un esquema de actividades que busca hacer el mantenimiento necesario en el largo recorrido del Pilcomayo, especialmente para despejarlo de obstáculos y hacer el manejo del terreno, de forma que el agua discurra con la pendiente adecuada y pueda ser aprovechada en igualdad de condiciones en toda su extensión.