Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

“No hay derechos humanos para productores, sí para invasores de propiedad privada”

Representante de Ganadera Pindó refirió que se encuentran a merced de grupos manipulados por políticos.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- “En nuestro país no hay derechos humanos para los propietarios. Las víctimas de la delincuencia y la criminalidad, como es nuestro caso, no tenemos derechos humanos, y en esas condiciones estamos indefensos y a merced de estos grupos radicales violentos que manipulan la opinión pública a través de políticos, para hacer creer que ellos son las víctimas de los que apostamos por el trabajo y el cumplimiento de las leyes como forma de vida”.

Las expresiones fueron vertidas por la Dra. Margarita Colmán, representante de la empresa Ganadera Pindó, quien lamentó la forma en que se invierten los derechos en las causas sobre violaciones de la propiedad privada, y de esa manera las víctimas pasan a ser victimarios y viceversa.

“De alguna manera, la inversión en Paraguay está desalentada para gente que quiere empezar y tiene sus dominios instalados en áreas del país, amenazadas por este tipo de conflictos”, resaltó la Dra. Colmán.

Explicó que a tal punto está alterada la inversión, especialmente en las tierras invadidas, que la Ganadera Pindó ha dejado de producir su área de cultivos agrícolas debido a la permanente amenaza y amedrentamiento de parte de los delincuentes que acampan en el dominio ajeno.

“Nadie quiere intentar siquiera trabajar porque no existe ningún tipo de seguridad de movimiento ni de vida”, recalcó la profesional.

Señaló que en la situación de inseguridad que reina en el establecimiento usurpado, “nadie nos puede garantizar que en cualquier momento algún peón no pueda recibir un disparo, un tractorista no pueda ser atacado, cualquier cosa puede pasar, y en este ambiente no queremos arriesgar nada, más aun teniendo en cuenta los millones en inversión y pérdidas potenciales que enfrentamos por la acción del vandalismo campesino”.

Materiales de video y fotografías adjuntadas al voluminoso expediente muestran en toda su magnitud el nivel de depredación practicado por los invasores en la valiosa reserva forestal, donde talan de manera irracional añosos árboles de madera codiciada y en peligro de extinción, nutriendo aserraderos clandestinos y obteniendo sumas millonarias de dinero espurio.

A más de ello, la organización que sustenta a los invasores pone en práctica un esquema terrorista, según fuentes de inteligencia, consistente en consolidar la ocupación por medio de la fuerza y el uso de la violencia, apoderarse de bienes y recursos útiles, apelar a la ayuda externa (políticos, parlamentarios y otros sectores de poder), generar conciencia colectiva para ser considerados “víctimas”, y escudarse lanzando amenazas permanentes contra todos los que consideran “enemigos de la causa campesina”, desnaturalizando totalmente la lucha social.

Teniendo en cuenta estos antecedentes, la Asociación Rural del Paraguay (ARP) ha decidido tomar nota de la situación que enfrenta la Ganadera Pindó, prometiendo apoyar la injusticia declarada en esa propiedad privada, y apela a las autoridades correspondientes para hacer su trabajo y restablecer la normalidad en el establecimiento productivo, lo cual solo podrá ser posible con la expulsión de los invasores y la continuidad del proceso penal en contra de los mismos. Al mismo tiempo, garantizar la seguridad con los medios y recursos establecidos por la ley.