Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Destacadas

La ARP ayuda a potenciar el Centro Nacional de Alevines para ser de utilidad a sectores vulnerables

La iniciativa beneficia a los productores rurales independientes, comunidades indígenas y escuelas agrícolas, que de esta menera tienen la posibilidad de generar ingresar mejorando su calidad de vida.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- La acuicultura, al igual que las pesquerías, enfrenta una compleja crisis de sustentabilidad ambiental, ecológica, económica y social, que constituye al mismo tiempo una gran oportunidad para desarrollar un sector diversificado, sustentable y socialmente inclusivo, que contribuya al desarrollo nacional y regional de aquellas zonas más postergadas.

Este desafío implica, como ya lo han mostrado exitosamente otros países, generar alianzas estratégicas a mediano y largo plazos.

En este contexto, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través del Viceministerio de Ganadería (VMG), ha gestionado la firma del Convenio de cooperación financiera entre la Itaipú Binacional y la Fundación Asociación Rural del Paraguay para el Desarrollo (Fundarp), para el fortalecimiento del Centro Nacional de Producción de Alevines, ubicado en la ciudad de Eusebio Ayala, Departamento de Cordillera.

Este convenio de cooperación está cumpliendo con los objetivos trazados en el Plan de Trabajo, entre ellos lograr la seguridad alimentaria de los productores y hermanos aborígenes.

Otro desafío consiste en optimizar la producción de las especies tilapia y pacú, para apoyar a los productores interesados en el engorde de las mismas, con el apoyo financiero de la Itaipú Binacional y de la Fundarp.

El fortalecimiento del Centro Nacional de Alevines beneficia a las asociaciones de piscicultores o productores rurales independientes, comunidades indígenas y escuelas agrícolas, apoyando con la entrega de alevines al sector de la población con bajo poder adquisitivo, y que requiere de apoyo alimentario, a través de la educación en los distintos eslabones de producción con el objetivo de insertarse en la cadena de valor.

“De acuerdo a la experiencia de los últimos años, los interesados en el engorde de peces ya tienen desarrollado un cierto nivel de infraestructura de estanques, y disponibilidad de productos de finca, que pueden destinar a la alimentación de los peces, complementando la alimentación balanceada según la disponibilidad de cada interesado, y así disponer de una fuente alternativa de alimento como suplemento para su familia”, expresó la Dra. Susana Barúa, directora del Plan Nacional de Acuicultura del VMG, y asesora de Acuicultura de la Fundarp.

“Gracias al esfuerzo mancomunado, hoy tenemos una producción anual de 200 toneladas, y 10.780 de productos provenientes de la acuicultura, lo cual constituye un punto fundamental, en el sentido de que estamos instalando conciencia para disminuir la extracción masiva de peces de los ríos, con el riesgo que esto significa para los recursos naturales del país”, recalcó la Dra. Barúa.